domingo, 16 de mayo de 2010

Mi anaranjado atardecer

en 18:41
En el manga son muy numerosas las obras de género deportivo, pero la mayoría pertenecen al shônen y al seinen, son muchos menos los shôjo que se enmarcan en algún deporte. Aquí os traemos el spôkon de más reciente publicación en España.


Nombre: Mi anaranjado atardecer
Nombre original: Hôkago Orange
Autora: Kyoko Kumagai
Tomos: 5
Años: 2007-2008 (Japón) 2009-2010 (España)
Revista: Sho-comi
Editorial en Japón: Shogakukan
Editorial en España: Ivrea
Estado actual: Publicación completa
Precio: 8,00€ por tomo

CURIOSIDADES/DATOS EXTRAS:

- Al final del quinto tomo hay una historia extra llamada “No me robes a mi chica” (“Onee-chan Dorobô”).

ARGUMENTO:

Yoku Miura es el capitán de un equipo de atletismo bastante particular, pues no solo entrena con otros deportes como el baloncesto, sino que es un chico bastante bajo para el deporte que realiza: salto de altura. El anterior capitán, Ryo Sakurai, le eligió entre los demás miembros del equipo para sustituir. Sin embargo, su hermana pequeña, Natsumi, no está dispuesta a tolerarlo, aunque desconoce que fue decisión de su hermano.

Natsumi quiere llegar a los torneos de la prefectura y está convencida que con la dirección del actual capitán no lo conseguirá. Decide sabotearle las prácticas y es entonces cuando le informan de que los mayores, los de 3.º, dejaron el equipo precisamente por la decisión de su hermano de nombrar a Yoku, un alumno entonces de primero, como su nuevo capitán.

Natsumi y otros miembros del equipo deciden ir a ver a Ryo pero por el camino son interceptados por los mayores del equipo de atletismo con Koshi Kai al frente. Uno de los jóvenes consigue escapar de la pelea que se forma e ir a avisar al resto del equipo. Yoku llega a tiempo de evitar que Koshi pegue a Natsumi y le dice a este que conseguirá que se disculpe con todos a los que ha pegado. La reacción de Koshi es asestarle un fuerte puñetazo y le insta a que se lo devuelva para hacer que se disculpe. En cambio, Yoku le pide por favor que vuelva al equipo, que aún está a tiempo de llegar al campeonato. Antes de que le vuelva a dar otro puñetazo, Natsumi interviene y, tras distraerlos con una mentira, se lleva a Yoku del lugar de la pelea.

Una vez lejos del sitio, Natsumi le pone una tirita y luego Yoku la acompaña a casa. Allí su hermano la saca del ensimismamiento en el que se había quedado al despedirse y agradecerle al capitán lo que había hecho. Una vez dentro de casa, Ryo le explica que el récord actual de salto de altura en secundaria es 2,10 m. Está convencido de que Yoku será capaz de superar dicha marca, que ha permanecido inalterable durante los últimos 20 años.

Así comienza una historia donde el amor y el atletismo van de la mano.

RESEÑA:

Mi anaranjado atardecer es la primera serie de Kyoko Kumagai que trae Ivrea probando con nuevas autoras que añadir a su línea shôjo. Además, es su tercera serie que incluye dosis elevadas de deporte como complemento a la trama romántica, siguiendo la estela de Rapsodia celestial (natación) y Uwasa no Midori-kun (fútbol).

Hay numerosos mangas de todos los géneros que incluyen algún deporte en su trama, bien como complemento para la creación de determinadas situaciones, bien como parte fundamental de la historia. En este caso, el deporte en cuestión es el atletismo: 100 m lisos por parte de Natsumi y salto de altura por parte de Yoku y Koshi. Y, cuanto a su nivel de importancia en la trama, sería el segundo planteamiento, pues la persecución de los sueños de llegar a los nacionales es el motor principal de la historia, en torno a la cual surge la trama amorosa.

El desarrollo conduce en paralelo los dos núcleos de la historia: el deportivo y el amoroso. En cuanto al primero, le cuesta coger fuerza, pues el planteamiento de la trama amorosa se lleva buena parte del interés inicial. Esto se equilibra según avanza la serie y, cuando resulta bastante evidente el desenlace que va a tener la relación de los personajes, es la consecución de los retos deportivos lo que se lleva el peso de la parte final.

La relación de los personajes se basa en el clásico triángulo amoroso que, además, se compagina con la rivalidad y respeto de ambos en la competición. El desenlace resulta bastante previsible en ambos temas, pero está lo suficientemente bien llevado como para no tener la seguridad total de saber qué acabará ocurriendo, si no en cuanto al triángulo, al menos sí en lo deportivo, pues ambos chicos protagonistas tienen suficiente carisma, fuerza y perseverancia como para no decantar la balanza fácilmente por uno u otro.

Posiblemente, el punto más negativo de la historia sean las innecesarias situaciones subidas de tono desde el inicio, cuando no parecen no parecen aportar nada, si bien no son especialmente intensas en ningún momento. En cualquier caso, las escenas más importantes de este tema sirven para hacer crecer a la pareja protagonista según se acerca el final de la serie, como un avance más en la relación de cualquier pareja, con los miedos que supone dar ese paso más allá. De este modo, un inicial punto en su contra acaba beneficiando al conjunto de la serie.

El peso de la historia recae en los tres vértices del triángulo amoroso, apareciendo algunos personajes secundarios con aportaciones muy leves que habrían resultado interesantes de desarrollar más.

Sobre la protagonista, Natsumi es el ejemplo clásico de chica atontada y llorona, pero decidida, sincera y dulce. Tiene tanto momentos muy buenos como algunos en los que cumple a la perfección el dicho de “de buena que es, es tonta”, pues llega a tomar algunas decisiones absurdas o tensa de más la situación sin que sea necesario.

Yoku está muy obsesionado con su sueño de llegar a los nacionales. Es un líder nato que comprende las necesidades de cada integrante de su equipo. Es bastante inocente y despistado en lo que a chicas se refiere. Por eso, cuando en un principio empieza a sentir afecto por Natsumi y ve que eso se puede interponer en alcanzar los sueños de ambos, decide evitar en lo posible que sus sentimientos crezcan más. De Yoku se queda en el aire conocer algo de su situación familiar, pues se da a entender que hay alguna clase de problema, pero no se llega a revelar nada.

Y cierra el triángulo Koshi, un chico que cumple el estereotipo de antipático y violento a primeras, pero que resulta ser una gran persona en el fondo. Al principio le cuesta mucho aceptar a Yoku como capitán, situación con la que comienza la historia. Sin embargo, cuando solucionan el conflicto, y con la aparición de Natsumi, recupera sus ansias de rivalizar con él en el salto de altura.

Entre los secundarios destaca el hermano de Natsumi, Ryo, y la mánager del equipo, Ichikawa. El primero tiene apariciones esporádicas cuya única función es proporcionar información sobre los chicos como antiguo capitán del equipo, demostrando conocerlos muy bien, y hace que su hermana reflexione por las decisiones que toman en ocasiones tanto Yoku como Koshi. Es el clásico personaje que parece saber todo lo que va a ocurrir, como si supiese leer el futuro. En cuanto a Ichikawa, se presenta como un personaje enigmático, misterioso y de quien nada se llega a saber a pesar de tener un vínculo importante con Yoku. Como hipotético miembro del polígono amoroso no llega a tener ningún peso real, por eso mismo, el halo de misterio resulta totalmente prescindible.

Al final de la serie, en el último tomo se incluye una historia extra llamada “No me robes a mi chica”. Yuiko Hosokawa es una chica tímida y acomplejada que hace de criada de los hermanos Aya y Chika, quienes la obligan a hacer sus deberes o prepararles la comida. Sin embargo, todo cambia el día en que recibe una carta amorosa de Hiroyuki Yoshida, un chico serio y tranquilo. Aya rompe la carta pero, desobedeciéndole, Yuiko acaba yendo al lugar de la cita. La historia es tópica, simple, aporta poco y es predecible. No obstante, es pasable: tiene un par de momentos muy monos y el desenlace resulta simpático, pero nada más.

El estilo de Kyoko Kumagai no es precisamente original y comparte muchos puntos con otras autoras de la revista en que publica. Trazo fino y elaborado, rasgos de los personajes muy detallados o cuidado y variedad en las tramas son algunas características. Los fondos y escenarios se reducen a lo imprescindible salvo en ciertas ocasiones, donde ganan importancia, para situar la acción, por ejemplo, en algún estadio de atletismo. Es un dibujo cuidado y bastante preciosista que cumple perfectamente su función y transmite los sentimientos de los personajes claramente.

La edición de Ivrea se puede calificar de muy buena. Buenas tipografías, papel blanco, bien editadas las onomatopeyas y los textos fuera de bocadillos. La traducción es impecable y está bien adaptada al estilo coloquial que requiere. El punto negativo es un precio ligeramente elevado para una edición estándar.

Mi anaranjado atardecer es una serie que no aporta nada novedoso o diferente a grandes rasgos. Sencilla, amena y simpática, hará las delicias de cualquier lector que busque una historia con un triángulo amoroso bien definido que tenga escenas bonitas y momentos tiernos, contando además con el aliciente del atletismo y las competiciones. Quien busque algo diferente a esto, no lo encontrará.

VALORACIÓN:

Historia: 8
Originalidad: 6
Dibujo: 9
Edición: 8

REDACCIÓN: Belldandy

5 shojeros:

Dani on 5/16/2010 7:12 p. m. dijo...

Para mi Mi anaranjado atardecer es imprescindible. Y es una pena que no haya tenido exito. La cosa que menos me gusto es el dibujo, que era muy bueno pero a mi me pareció feo.
Por otro lado a mi me han gustado esas situaciones subidas de tono, igual me tengo que hacer fan de Mayu Shinjo.
Quizas una cosa mala es que la autora, al igual que la autora de Life, hace de un momento normal uno muy malo con la prota; como cuando Natsumi le da los onigiris a Yoku.

En fin, estoy seguro de que si alguien le da la oportunidad a este manga no le decepcionará, aunque tampoco es nada del otro mundo

Tsugutaku on 5/16/2010 7:55 p. m. dijo...

A mi no me ha gustado demasiado, aunque al principio llegue a pensar que se convertiria en uno de mis mangas favoritos.
Lo que menos me gusta es que las personalidades de los personajes no estan muy bien definidas (para mi gusto), y como dices, las escenas subidas de tono sobran totalmente. Tampoco me gusta el desarrollo del trianguno, creo que uno de los elementos (Koshi) al que se le podia haber dado mas juego, se ha usado de vez en cuando pero no ha aportado nada importante a la relacion -.-, pense que seria alguien mas importante, la verdad. Por otra parte, el dibujo es algo que me gusta mucho en esta autora.
Lo del tema del deporte, lo veo mas como un adorno que enseñan de vez en cuando, y tambien ha habido unas cuantas escenas pateticas e irreales (xD) como la escena final.

¿Se nota mucho que no me ha gustado nada el final? xD

Miya on 5/17/2010 2:43 a. m. dijo...

Tarde o temprano la leeré, de vez en cuando leer mangas sencillos como estos sientan bien =)

Lo que realmente me llama más del manga, es su dibujo... en fin, que soy débil con las series de Ivrea y antes o después caerá xD

kaon.sama on 5/17/2010 4:06 a. m. dijo...

woo se ve muy bueno el manga o.o me encanto¡¡^^

Anónimo dijo...

A mi me encantadoo todo!!, pienso que tiene una orginalidad muy buena, el dibujo perfecto,la historia perfecta ! jajaj sabeis donde me puedo bajar los comics o donde poder verlos ? contestarme porfa ! gracias :D

 

Pro Shoujo Spain Copyright © 2009 Baby Shop is Designed by Ipietoon Sponsored by Emocutez